martes, 3 de septiembre de 2013

EL SILENCIO HABLA Eckhart Tolle

(EXTRACTO DEL 1er. CAPÍTULO )

Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo
mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo.
Tu sentido más interno de tí mismo, tu sentido de quién eres, es inseparable
de la quietud. Ese es el Yo Soy que es más profundo que el nombre y la forma. 
La quietud es tu naturaleza esencial. ¿Qué es la quietud? El espacio interno o
conciencia en el que las palabras de esta página son percibidas y se convierten 
en pensamientos. Sin esa conciencia, no habría percepción, ni pensamientos, ni
mundo.
             Tú eres esa conciencia, disfrazada de persona.


El equivalente del ruido externo es el ruido interno. El equivalente del silencio externo es la quietud interna. 
Cuando quieras que haya silencio a tu alrededor, escúchalo. 
Esto significa que, simplemente, has de darte cuenta de él. Préstale atención. Escuchar el silencio despierta la dimensión de quietud dentro de tí, porque sólo la quietud te permite ser consciente del silencio. 
Observa que en el momento de darte cuenta del silencio que te rodea, no
estás pensando. Eres consciente, pero no piensas. 
Cuando te das cuenta del silencio, se produce inmediatamente ese estado de serena alerta interna.
Estás presente. Has salido de miles de años de condicionamiento colectivo
humano. 
Mira un árbol, una flor, una planta. Deja que tu conciencia descanse en ellos.
¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser! 
Permite que la naturaleza te enseñe la quietud. 
Cuando miras un árbol y percibes su quietud, tú mismo te aquietas. Conectas con él a un nivel muy profundo. Te sientes unido a cualquier cosa que percibes en y a través de la quietud. Sentir tu unidad de ti mismo con todas las cosas es verdadero amor. 
El silencio ayuda, pero no es necesario para hallar la quietud. Aunque haya ruido, puedes sintonizar con la quietud subyacente, el espacio en el que surge el ruido. Ese es el espacio interno de pura conciencia, la conciencia misma. 
Puedes darte cuenta de que la conciencia es el trasfondo de todas tus 
percepciones sensoriales, de toda tu actividad mental. Siendo consciente de la
conciencia surge la quietud interna. 
Cualquier ruido molesto puede ser tan útil como el silencio. ¿Cómo?
Abandonando tu resistencia interna al ruido y permitiendo que sea como es; esa aceptación también te lleva al reino de paz interna que es quietud. 
Cuando aceptas profundamente este momento tal como es —tome la forma
que tome—, estás sereno, estás en paz.
Presta atención a la pausa: la pausa entre dos pensamientos, al breve y silencioso espacio entre las palabras de una conversación, entre las notas de un piano o de una flauta, o al breve descanso entre la inspiración y la espiración. 
Cuando prestas atención a esas pausas, la conciencia de «algo» se convierte simplemente en conciencia. Surge de dentro de tí la dimensión informe de pura conciencia y reemplaza la identificación con la forma. 

La verdadera inteligencia actúa silenciosamente. Es en la quietud donde encontramos la creatividad y la solución a los problemas. 

10 comentarios:

  1. Muy bueno, da paz sólo leererlo, sencillamente es verdad, la quietud, la calma y la serenidad como forma de vida es un paso adelante, un paso de gigante. Yo nunca he alcanzado tal cosa, es complicado, pero sí hubo muchas cosas que me hicieron acercarme a la calma y a la tranquilidad como meta a conseguir para alcanzar el equilíbrio frente a los problemas y la vorágine de la vida. ...Saludos Soledad, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo Luisa, no solo encontrar los momentos de calma y quietud, sino también hallarlos en medio de los problemas. Sigo sosteniendo que todo tiene solución en esta vida, solo es cuestión de no desesperar y mientras uno pueda acallar la mente y encontrar el equilibrio en su interior, saldrán a la luz los conflictos internos que nos llevan a estar sanos en cuerpo y espíritu. Un abrazo amiga.<3

      Eliminar
  2. Hola!! Acabamos de encontrar tu blog y te seguimos desde ahora :D Ojalá que también te guste nuestro espacio!

    Un abrazo fuerte de parte de los tres :)
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  3. Bueno, muchas gracias! Los sigo también, me encantó su blog, Es genial!! Fuerte abrazo a los tres!! Un gusto conocerlos. =D

    ResponderEliminar
  4. Que tal Soledad

    Este libro llevo leyendolo un año lo tengo en el coche y lo leo a ratos cuando puedo,son libros para leer varias veces.

    De esa meditacion en movimiento cotidiana es tremendamente dificil,tendra que llegar por si sola que fluya y cuando llegue llegara.

    Intente estar un dia callado como explica el libro el domingo y casi me matan en la familia jajaja.

    Un saludo y un muy buen aporte.Namaste

    ResponderEliminar
  5. Hola Efrén, amigo, como estás? que gusto verte por aquí! Me hiciste reir. es muy cierto lo que dices, sabes? los tengo en audiolibros, formato mp3, y los escucho una y otra vez. Este y muchos otros. Y creo yo que no se trata de pasar uno o varios días en silencio ( aunque yo adoro el silencio), sino, de buscar algún momento para la introspección. Una vez que callas la mente, aparecen las respuestas. Lo tengo comprobado. Y no es de un día para el otro. lleva tiempo, pero es genial! Y es verdad que los problemas lo son según de la forma que los asimiles, a veces son nubes negras, que sirven para luego valorar mas la luz del sol. Bueno, amigo, gracias por tu comentario y por visitar mi rincón. Abrazo! =)

    ResponderEliminar
  6. Precioso El Silencio Habla y cuenta cuan importante es tomar distancia, hacer introspecciones para que la mente tenga peso y nos guíe en todos nuestros avatares. Muchas gracias Soledad Suarez tu blog es de una enorme sensibilidad y ayuda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por tan lindo comentario Carmen!! Eso espero, que sea de gran ayuda , como lo fue para mi. Un abrazo, gracias por tu visita! Te busco! Abrazo!! =)

      Eliminar
  7. Me gusta como escribes y mencionas al gran "Yo soy", que no es otro que nuestro Dios Creador.
    En él está la paz, la quietud, la tolerancia, la misericordia, el amor. Por eso su Palabra dice: "Y amó tanto Dios al mundo, (la humanidad), que dió a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Evangelio de Juan, capítulo 3, versículo 16.) Soledad Suarez, yo también escribo poesía y te invito a mi blog cuyo link es:
    http://elsenderodemisversos.blogspot.com También tengo un segundo blog espiritual, pues en él he plasmado muchas de mis experiencias espirituales en el camino del Señor y allí le dedico algunos poemas inspirados en Él, el link de este blog es: http://milibertadescristo.blogspot.com Te dejo mi cordial saludo: Ingrid Zetterberg

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu paso por mi blog, me alegro que haya sido agradable para vos. Es una alegría enorme, encontrar gente como tu, con afinidades y sensiblidad. Sin dudas te busco amiga, y te sigo. Gracias! Un fuerte abrazo y gracias por tus palabras!!!

    ResponderEliminar