miércoles, 11 de septiembre de 2013

El libro de los secretos Deepak Chopra

(extracto)

Secreto 12. No hay más tiempo que el ahora.

El décimo segundo secreto es sobre cómo emplear el tiempo.
El mejor uso que puedes hacer de él es para reconectarte con tu ser. El mal uso del tiempo se reduce a lo contrario: alejarte de tu ser.
 
Siempre hay tiempo suficiente para evolucionar porque tú y el universo se despliegan Juntos. ¿Cómo puedes comprobarlo? Una manera es mediante la práctica sánscrita llamada sankalpa. Cualquier intención o pensamiento tras del cual vaya tu voluntad es un sankalpa. El término comprende la idea de medios: una vez que has expresado un deseo o pensamiento que quieres realizar, ¿cómo obtienes resultados? La respuesta depende en gran medida de tu relación con el tiempo (la raíz etimológica kalpa significa tiempo).





Si la eternidad es parte de tu ser, el deseo se realizará espontáneamente sin demora. Tienes el poder de jugar con el tiempo tal como lo harías con cualquier otra parte de tu mundo. Si la eternidad mantiene una relación indecisa con tu ser, algunos deseos se realizarán espontáneamente y otros no. Habrá demoras y la preocupación de que tal vez no obtengas lo deseado. Tu capacidad para dejarte ir con el tiempo es poco firme pero está en desarrollo. Si la eternidad no tiene relación con nuestro ser, necesitarás trabajo y determinación para obtener lo que quieres. No tienes poder sobre el tiempo. En vez de jugar con él, estás sujeto a su marcha inexorable. A partir de estas categorías generales podemos proyectar tres sistemas de creencias. Considera con cuál te identificas mejor. 
·       
1. Me siento presionado por el tiempo. No hay horas suficientes en el día para lograr todo lo que quiero. Las demás personas reclaman mucho de mi tiempo y no puedo hacer más para mantener todo en equilibrio. Lo que he obtenido en la vida ha sido mediante trabajo duro y determinación. Hasta donde sé, éste es el camino de éxito.
2. Me considero muy afortunado. He logrado hacer muchas de las cosas que siempre quise. Aunque llevo una vida ajetreada, encuentro la manera de tener tiempo para mí. De vez en cuando las cosas se solucionan por sí mismas. En el fondo, espero que mis deseos se realicen, pero no me molesto si esto no ocurre.
 
3. Creo que el universo te da todo lo que necesitas. Sin duda, éste ha sido mi caso. Me sorprende comprobar que cada uno de mis pensamientos suscita alguna respuesta. Si no obtengo lo que quiero, es porque algo dentro de mí lo está bloqueando.

Dedico mucho más tiempo a trabajar en mi conciencia interna que a luchar con fuerzas externas. Éstas son sólo instantáneas de sankalpa, pero la mayoría de las personas cae dentro de alguna de estas categorías.
Representan, también de manera muy general, tres etapas de la evolución personal. Conviene saber que existen, pues a muchos les parecerá difícil creer en una realidad distinta a la primera, en la cual el trabajo duro y la determinación son los únicos medios para obtener lo que se quiere.
Una vez que percibes algún indicio, por pequeño que sea, de que los deseos pueden realizarse sin tanto esfuerzo, puedes avanzar a una nueva etapa de crecimiento.
El crecimiento se logra mediante la conciencia, pero hoy puedes cambiar tu relación con el tiempo:

  • Permitiré que el tiempo se despliegue para mí. 
  • No olvidaré que siempre hay suficiente tiempo. Seguiré mi propio ritmo. 
  • No haré mal uso del tiempo con postergaciones y aplazamientos. 
  • No temeré lo que el tiempo traiga en el futuro. 
  • No lamentaré lo que el tiempo trajo en el pasado. 
  • Dejaré de correr contra el reloj. 

Procura adoptar hoy sólo una de estas resoluciones y comprueba cómo cambia tu realidad.
El tiempo no es exigente, aunque todos actuamos como si el reloj gobernara nuestra existencia (y aunque no creamos esto, le seguimos la pista muy de cerca).
 
La razón de ser del tiempo es desplegarse de acuerdo con tus necesidades y deseos.
Comenzará a hacerlo si renuncias a la creencia contraria que el tiempo es una carga.


Comparto el Link de descarga del libro completo,
a la izquierda del título de la entrada.